Home

AGUSTÍN DÍAZ-PACHECO, DIPLOMADO UNIVERSITARIO EN RELACIONES LABORALES. Uno de los más serios problemas que la crisis económico-social ha acentuado es el referido al paro juvenil, pésimas condiciones de trabajo, precariedad entre titulación académica y ocupación laboral, y la creciente fuga de cerebros; son personas jóvenes dotadas de suficiente preparación. Lo ha subrayado Eduardo Doménech, rector de la Universidad de La Laguna (ULL): “Si se cierran esas puertas [el tijeretazo de unos 600 millones de euros a la universidad española], los jóvenes cerebros que tenemos en todas las universidades van a buscar otras salidas o intentarán irse a otros países donde la crisis no afecta tanto.” (DA, Fran Domínguez, 12/02/2012, páginas 3-4, Tenerife). Debe considerarse la preocupación expresada a lo largo la entrevista realizada a Eduardo Doménech, honda su preocupación por cuanto proviene de una autoridad académica que, junto a profesores y estudiantes, se ocupa de los destinos de la ULL; institución que debe acometer la irrefutable misión de incrementar la cultura del diálogo, no sólo con respecto a otras instituciones, y también organizaciones sindicales, sino saber reconciliarse con el estudiantado. ¿Debemos entender la cultura como suma de conocimientos, cúmulo de erudición, y talante negociador tendente al diálogo como actitud vital? Sí, y en tal sentido, dicho diálogo obtendría mayor sustantividad si, entre otras cuestiones, se archivara el innecesario expediente incoado a 23 jóvenes estudiantes universitarios canarios, miembros y representantes pertenecientes al grupo claustral mayoritariamente representativos de la ULL: la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC). La crisis económico-social exige intensificar una incesante tarea, reconducir siempre deseadas conversaciones entre el rector y los universitarios, preocupados ambos por la buena y merecida suerte a desear que se traduzca en hechos bien tangibles. La crisis no supone una abstracción, tampoco queda sujeta a demostraciones autoritarias, como recurrir a una normativa del año 1954; se trata de asumir, en el fondo y en la forma, el afrontar satisfactoria y democráticamente diversos problemas, y el de los 23 universitarios expedientados (representantes de AMEC), uno de ellos; a superar mediante un inteligente contraste en aras del futuro democrático de la ULL. Una situación de crisis lo demanda. El estudiantado, Personal de Administración y Servicios (PAS) de la ULL, Intersindical Canaria, y la carta abierta de los exalumnos claustrales Rubens Ascanio y Samir Delgado, han solicitado se archive el expediente sancionador, aparte de ser informada Irina Bokova, Directora General de la Unesco. Debe prevalecer el sosegado intercambio de pareceres, igual que los derechos reconocidos en la Convención de la Unesco, relativa a las Discriminaciones en la esfera de la Enseñanza, cuyo artículo 3, disposición A, contempla: “Derogar todas las disposiciones legislativas y administrativas que entrañen discriminaciones en la esfera de la enseñanza”. Esto es, evitar el autoritarismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s