Home

A través de una nota de prensa, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) ha expresado públicamente su postura en relación a los expedientes disciplinarios incoados a 23 miembros de este grupo, 22 de los cuales son miembros del Claustro universitario de la ULL, por dos presuntas faltas graves: Ofensa grave de palabra u obra a compañero, funcionario y personal dependiente de la Facultad de Psicología y falta de probidad honradez.

El origen de dichos expedientes se encuentra en un comunicado emitido en marzo de 2011, en el que AMEC denunciaba la “negligencia” de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna (ULL) que había provocado – según afirmaban – que 300 estudiantes se quedaran sin poder tramitar sus respectivas becas.  En dicho comunicado, AMEC solicitaba que “el Gobierno de Canarias, encargado de la resolución de las becas, y la ULL, agilicen los trámites para no causar demasiados perjuicios a las personas damnificadas por la mala organización de la Facultad de Psicología”.  Y pedía a los responsables que iniciaran cuanto antes las medidas oportunas para que un caso de estas características no volviera a repetirse.  El comunicado -aclara el grupo con mayor representación en el claustro de la ULL – “se realizó por las quejas de alumnos perjudicados.  Y su información fue contrastada con la Fundación Canaria para la Promoción de la Educación (PROEDUCA), dependiente del Gobierno de Canarias.  El único objetivo de la nota de prensa enviada por AMEC es que ningún estudiante se viera perjudicado por esta situación”.

 EL INSTRUCTOR PRETENDE EXPULSAR A LOS ENCAUSADOS DURANTE DOS CURSOS ACADÉMICOS

Lejos de responder a la petición, los órganos de gobierno de la ULL reaccionaron de forma contundente contra los estudiantes.  La Facultad de Psicología emitió un comunicado en el que, después de defender su “ejemplaridad” en la realización de sus funciones, adelantaba que había puesto en manos del “Servicio Jurídico y del Servicio de Inspección de la Universidad los hechos acaecidos.  Poco después, la ULL abría los expedientes disciplinarios a 23 estudiantes de AMEC por las dos presuntas “faltas graves”.  Posteriormente, once de ellos eran cerrados.  Este martes 22 de marzo se hacía público que el instructor del caso pretende expulsar durante dos cursos académicos de la ULL a los otros doce estudiantes encausados.  La propuesta de sanción incluye nueve meses por la autoría del comunicado, más seis por “falta de probidad” para dos de ellos, cuatro meses por la segunda falta para otros nueve y tres por el mismo motivo para el duodécimo expedientado, el único que no pertenece al Claustro.

Aunque en días pasados un antiguo estudiante de la Universidad declaraba haber sido el único autor del comunicado, reconociéndolo así ante el instructor, éste continúa inculpando por dicha autoría al resto de los encausados.

“NUNCA HEMOS RECIBIDO INFORMACIÓN QUE DEMUESTRE QUE NUESTRO COMUNICADO ES FALSO”

En relación a las supuestas causas por las que se enjuicia a los estudiantes, AMEC sostiene que – a día de hoy – aún no han recibido información institucional sobre la falsedad o no de lo expresado en el comunicado, y tampoco se les ha comunicado que el hecho de retractarse fuera a suponer la retirada de los expedientes”.

Para fijar su posición a este respecto, AMEC se remite a las declaraciones emitidas por uno de sus miembros, que compareció ante el Jefe de Inspección el 24 de mayo de 2011:

 “Manifestamos que, en ningún caso, se nos ha aportado ninguna información que permitiera pensar al colectivo AMEC que se hubiera cometido algún error.  En todo caso, si de esta información se hubiera verificado algún error, sería un error inducido por la información recibida desde la Fundación PROEDUCA”.

Para los afectados por los expedientes disciplinarios lo ocurrido solo puede calificarse como “una persecución”.  “En mi opinión – afirma en este mismo sentido un estudiante de doctorado de la ULL consultado por Canarias Semanal – aquí de lo que se trata es de dar un escarmiento a los protestones, para que le gente se lo piense dos veces antes de rebelarse o rechistar.  Ya sea contra el mal funcionamiento de la universidad, contra los planes de estudios, contra los recortes o contra lo que sea”.  “El hecho de que se fuera contra 23 miembros de AMEC por un simple comunicado -añade este joven – es algo propio de las ‘cazas de brujas’.  “Por eso -concluye- no me parece que este caso concierna solamente a los expedientados o a su grupo.  Aquí lo que está en juego es la defensa de la libertad de expresión y de crítica en la Universidad”.

La última palabra sobre el castigo que se impondrá a los integrantes de AMEC la tiene ahora el rector Eduardo Doménech, quien en 2008 ya utilizó el franquista Reglamento de Disciplina Académica de 1954 para intentar expulsar a un conocido dirigente de este sindicato estudiantil.  El mismo reglamento que se aplica hoy a sus compañeros y que podría truncar la vida académica y profesional de estos jóvenes.

Fuente: http://canarias-semanal.com/not/1745/_caza_de_brujas__en_la_universidad_de_la_laguna/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s