Home

Buenas tardes, compañeras y compañeros claustrales:

La universidad vive momentos de inquietud, confusión y desasosiego, provocados, en parte, por la convulsiva implantación de una nueva ola de reformas. Cuando aún no nos hemos repuesto de la implantación de Bolonia, ya se nos anuncia la llegada de otra reforma universitaria en nuestro país. No es de extrañar que nos preguntemos ¿qué está pasando aquí?, ¿cuál es el papel de la universidad en la actualidad?

El papel de la Universidad, hoy, emerge de la voluntad política de hacer de la Educación Superior un elemento fundamental y estratégico en el proyecto económico, social, cultural y científico de la sociedad del conocimiento, pero también, de la democracia. Si ha resultado necesario desarrollar el Espacio Europeo de Educación Superior, como consecuencia de las innovaciones sobrevenidas que han implicado un cambio de perspectiva metodológica sobre los procesos de enseñanza-aprendizaje, resulta, igualmente, necesario revisar los procesos sancionadores y sus ámbitos de aplicación para garantizar un marco de relaciones en las que los conflictos sobrevenidos hallen solución sin el recurso a la sanción, o a la confrontación entre los diversos estamentos. La Comunidad Universitaria debe reflexionar sobre el momento presente y lo que éste significa como síntoma de la Universidad que se está construyendo y debe apostar por la coherencia normativa, alejándose de reglamentos cuyas orientaciones sancionadoras son anacrónicas, caducas y rompen, en gran medida, las exigencias de una sociedad plural y diversa en la que la libertad de expresión es un bien sobre el que descansan las demás libertades.

Difícilmente podríamos afrontar estos retos sin libertad. La libertad, en todas sus acepciones incluida la libertad de expresión, para pensar, para crear, para expresar, nuestro pensamiento, nuestras ideas y nuestras valoraciones acerca del funcionamiento de la vida académica. Es, sin ningún lugar a dudas, una conquista irrenunciable de la vida democrática universitaria.

Sin embargo, lo que nos trae hoy aquí, lamentablemente, nos aleja de esa conquista, para retrotraernos a un pasado que muchos de nosotros ya teníamos olvidado y que nuestros alumnos actuales conocen solamente a través de la historia. Las formas, los procedimientos, las intenciones que se han puesto de manifiesto por parte del equipo rectoral, y del Rector como responsable del mismo, denotan una clara incapacidad para gobernar los conflictos en esta Universidad.

Necesitamos una Universidad que sepa dialogar, que busque –en los conflictos- el consenso posible y necesario, en donde toda la comunidad universitaria se sienta escuchada, sin distinción de partes, apoyos o consignas. Incluso que sea capaz de convivir en el disenso, sin represalias, ni premios, ni sanciones. Necesitamos, Sr, Rector, una actitud de verdadera cohesión institucional. De nada sirve proclamar lineas estratégicas para la cohesión institucional, si luego lo que prevalece es el ninguneo, la ocultación de información, la reiterativa ignorancia de quien no piensa igual, y las actitudes prepotentes. De nada sirve proclamar la cohesión institucional, si caemos en el ensimismamiento, en la ignorancia y en la persecución del otro.

Dejemos a un lado las normas preconstitucionales –el decreto de septiembre de 1954- y resolvamos nuestros conflictos por la vía del diálogo y la negociación. Utilizar la fuerza del poder institucional, amparándose en una judicialización del conflicto, antes de sentarse a dialogar, no es digno de dirigentes o representantes universitarios.

Aquí, a la universidad, no venimos a dar castigos, ni exigir perdón. El perdón es de los confesionarios. Aquí venimos a educar, a formar universitarios. Y no se educa al alumnado con premios y castigos.

Eso, compañeras y compañeros, es de otra época. Aquí venimos a educar para la verdad, para la esperanza. De nada nos sirve una Universidad soldadesca o carcelaria, en donde el autoritarismo de unos pocos, las influencias retrógradas y la judicialización de los conflictos triunfan sobre el diálogo, el reconocimiento del otro y la toma de decisiones, democrática y participada. Sr. Rector, vuelva al siglo XXI, y abandone los marcos preconstitucionales como norma a aplicar en nuestros conflictos.

Por último, le rogamos encarecidamente, Sr. Rector, que aprenda a escuchar a la comunidad universitaria. Es usted el Rector de toda la comunidad. Hable con ellos, hable con todos ellos. Escuche a la comunidad universitaria. Sea valiente. Tome decisiones que amparen a toda la comunidad universitaria y, especialmente, al alumnado el colectivo en formación y más débil. Devuelva a esta universidad el sentido de la cordura, el equilibrio, la mesura y la generosidad institucional que siempre la ha caracterizado y que, últimamente, parece perdido.

Para poder hablar de todo esto y del ignominioso proceso contra un grupo claustral de estudiantes, AMEC, EUPAS, PAS en acción y PPUC hemos solicitado un claustro extraordinario al amparo del artículo 31 del Reglamento de Régimen Interior del Claustro. Antes de continuar, debemos lamentar que su presidente, Ud. Sr. Rector, haya explotado hasta el máximo el reglamento para dificultar la realización de este claustro y esta sesión se celebre tan tarde: ¡más de un mes después de haberla solicitado!, en sesiones maratonianas y, casi, con nocturnidad.

En el pasado mes de enero la comunidad universitaria tuvo conocimiento de la incoación, por parte del Rector, de expedientes disciplinarios a los miembros de AMEC, grupo mayoritario entre los que representan al alumnado en el Claustro de la ULL, por la comisión de “presuntas faltas graves relativas a la ofensa grave de palabra u obra a compañero, funcionario o personal dependiente de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna, por la autoría o complicidad del contenido del comunicado de 28 de febrero de 2011 enviado a los medios de comunicación por la AMEC, y a la falta de probidad por no reconocer la falsedad del contenido del comunicado…”.

Como buena parte de este Claustro conoce, los hechos que motivan esta convocatoria arrancan desde hace más de un año cuando el 28 de febrero de 2011 el grupo AMEC, alertado por compañeros estudiantes a quienes representa, y después de comprobar la información en PROEDUCA, publica un comunicado en la prensa local en el que lamenta un supuesto retraso en la tramitación de las solicitudes de becas de un grupo de alumnos de la Facultad de Psicología, lo que a su juicio puede causar daños graves al alumnado afectado. En dicho comunicado se solicita al Gobierno de Canarias y a la Universidad de La Laguna la adopción de medidas que eviten la repetición de hechos similares en el futuro. Es importante destacar que en el mencionado comunicado no se menciona a ninguna persona (ni grupo de personas) de las que forman parte de la Facultad.

El comunicado de AMEC fue desmentido inmediatamente el 2 de marzo de 2011 (también en prensa) por el Decano de la Facultad de Psicología, quien posteriormente convoca a la Junta de Facultad y, en un segundo comunicado el 14 de marzo de 2011, acuerdan poner los hecho en manos “del equipo de gobierno, de los servicios jurídicos de la Universidad y del servicio de inspección” para que se emprendan todas las acciones reglamentarias que conduzcan al esclarecimiento de los hechos y a la depuración de las responsabilidades que se deriven.

Ante este comunicado de la Facultad, AMEC publica otro el 22 de marzo de 2011 en el que “aclara que en ningún caso tuvo la intención de criticar el trabajo del PAS que trabaja en la Facultad (por el contrario., manifiesta su admiración por el esfuerzo diario que realiza este personal) y vuelve a solicitar que los hechos denunciados no vuelvan a repetirse”.

Mencionan expresamente su intención de que “su objetivo es que no haya ni un sólo estudiante perjudicado”.

A nuestro juicio, ahí debía haber terminado este lamentable proceso, pero no ha sido así. Todos los implicados explicaron su versión de los hechos, su verdad y se debería haber acabado.

No obstante, a partir de ahí se fueron sucediendo acciones de lo más sorprendentes que han terminado con la incoación de 23 expedientes antes mencionados, resueltos con recomendación de castigos absolutamente desproporcionados. ¿Qué podía esperarse de la aplicación de una norma preconstitucional por parte de quien está decidido a aplicarla?

Esperamos que la celebración de este Claustro contribuya a que se oiga la opinión de toda la comunidad universitaria aquí representada y que sea escuchada por los dirigentes universitarios, resto de la comunidad universitaria presente y por la sociedad en general a quien la universidad sirve.

Anuncios

2 pensamientos en “Intervención de los grupos claustrales AMEC, EUPAS, PAS en Acción y PPUC en el claustro extraordinario sobre la libertad de expresión en la Universidad. Razones para la sesión del claustro del 28 de marzo [28M I]

  1. Sería interesante publicar el Vídeo de aquél Claustro; en especial las impresentables intervenciones del Rector Doménech, el Decano de Psicología Pedro Avero y el ex-izquierdista Alberto Marín Martín (reconvertido a sindicalero del rastrero CCOO), cuya actitud provocadora en aquél Pleno debe quedar reflejada en la Red, para público conocimiento y constancia oprobiosa permanente de cómo se puede caer tan bajo que hasta las cucarachas te pueden pisar la conciencia.

  2. Realmente fue un circo el día de Claustro en el Campus de Guajara, como pude vivir en primera persna. Un circo en el que Domènech tuvo un papel protagonista, incluyendo naricita de payaso y “chistes” bastante verdes aludiendo en ellos al grupo claustral AMEC. Ojalá se haga pública la Reunión que tuvo lugar el pasado 28 de Marzo. Así tanto el alumnado, como la opinión pública se darían cuenta de cuánto “artista”, “tramoyista” y SINVERGÜENZA lideran la Universidad de la Laguna.

    Al menos fue una alegría ver el apoyo que tuvo AMEC en esta sesión, siendo vitoreado y aplaudido por sectores de Izquierda, alumnado, colectivos sociales, etc, etc. que se dieron cita este día, para hacer justicia debido a la persecución que se está llevando a cabo con del grupo claustral mayoritario de la ULL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s