Home

Ejercicio de la libertad de expresión y representación claustral

en la Universidad de La Laguna”

Buenas tardes a todos los presentes en la sala:

En primer lugar, desde la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC) queremos mostrar nuestra más absoluta solidaridad con los compañeros y compañeras estudiantes de Valencia que han sido represaliados, y con quienes compartimos la lucha en defensa de una educación pública, digna y de calidad. Asimismo, también queremos mostrar nuestro apoyo a los activistas del grupo Sáhara Acciones, quienes de forma pacífica han denunciado el expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental y están siendo perseguidos. Por otro lado, y en relación con la Huelga General del 29 de marzo, desde AMEC hacemos un llamamiento a los estudiantes a unirse a esta reivindicación, que hacemos extensivo al conjunto de la comunidad universitaria.

Hoy nos hemos reunido en este Claustro para analizar el preocupante rumbo que esta universidad está tomando con respecto a la libertad de expresión. Ante la petición realizada por cuatro grupos claustrales de celebrar un claustro extraordinario bajo el lema “Ejercicio de la libertad de expresión y representación claustral en la Universidad de La Laguna”, el señor presidente del Claustro, y rector de esta universidad, ha tomado la inexplicable decisión de convocar dos sesiones de claustro extraordinario el mismo día. Decisión unilateral sin precedentes en esta universidad. También, sin sentido alguno.

En esta intervención, vamos a volver a narrar la realidad que muchos ya conocen dentro y fuera de esta universidad. La realidad de cómo 23 alumnos de nuestra organización estudiantil son perseguidos por la propia institución en un acto de ignominiosa infamia.

El 28 de febrero de 2011, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario emite el siguiente comunicado de prensa a los medios de comunicación, que a continuación procedo a leer:

Las becas de 300 alumnos se quedan sin tramitar después de que la ULL no entregara a tiempo sus solicitudes (Nota de prensa)

AMEC lamenta profundamente la falta de diligencia de la Facultad de Psicología que ha condenado a los alumnos a esperar por la resolución de sus becas.

La Asamblea del Movimiento Estudiantil de Canarias (AMEC) lamenta profundamente la negligencia cometida por la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna (ULL), que entregó las solicitudes de becas de más de 300 alumnos fuera de plazo. Este hecho ha provocado que la tramitación de dichos expedientes se retrase, a pesar de que los estudiantes no son los culpables de que la ULL se haya “olvidado” de los plazos a los que están sujetos. Los posibles becados aportaron la documentación requerida en el tiempo y forma recogido en las bases.

AMEC desea solicitar a través de este comunicado que el Gobierno de Canarias, encargado de la resolución de las becas, y la ULL, agilicen los trámites para no causar demasiados perjuicios a las personas damnificadas por la mala organización de la Facultad de Psicología. Asimismo, esta organización solicita a los responsables que inicien cuanto antes las medidas oportunas para que un caso de estas características no vuelva a repetirse. Esta Asamblea entiende que la actual coyuntura económica obliga a los gestores de la Universidad a ser diligentes con este tipo de cuestiones, ya que de ello depende que un alumno puedo continuar sus estudios con normalidad.

Este comunicado se realiza por las quejas de alumnos perjudicados, quienes trasladan su testimonio a la organización asamblearia. Además, esta información se contrasta con la Fundación Canaria para la Promoción de la Educación (PROEDUCA), dependiente del Gobierno de Canarias. El único objetivo de la nota de prensa enviada por AMEC es que ningún estudiante se viera perjudicado por esta situación.

Insistimos una vez más, tal y como expresamos mediante nota de prensa de 22 de marzo del pasado año que “en ningún caso la intención de esta organización ha sido la de criticar el trabajo del PAS destinado en la Facultad de Psicología”.No obstante, este comunicado (el del 28 de febrero) es utilizado por algunos para emprender su particular cruzada de revanchismo contra un grupo de estudiantes que durante mucho tiempo ha ejercido su legítima labor de oposición y control a su gobierno, Sr. Rector, así como la legítima defensa de los derechos de los estudiantes a los que representa.

Esta lamentable situación pudo aclararse desde el minuto uno tras la salida del comunicado. Precisamente, ha sido nuestra organización la que desde el primer momento ha estado dispuesta a remediar este conflicto. Sin ir más lejos, el portavoz de su grupo en el Claustro ha sido testigo de nuestra voluntad de mediar con la Facultad de Psicología tras el comunicado que su decano emite el día 1 de marzo.

Es por tanto, que no entendemos su carta, Sr. Doménech, fuera de lugar, enviada al conjunto de la comunidad universitaria la misma semana que el comunicado de AMEC, el día 4 de marzo, en la que incurre en numerosos “excesos”, acusándonos entre otras lindezas de verter hechos infundados. No obstante, AMEC, en búsqueda de la verdad de los hechos, presenta escrito el día 16 de marzo ante Secretaría General solicitando informe del envío de becas desde la universidad hacia la fundación PROEDUCA encargada de su tramitación.

A día de hoy, no nos consta que la Facultad de Psicología haya o no provocado un retraso, pues Secretaría General aún no ha contestado a nuestra solicitud, que también hemos realizado en pasadas sesiones del Claustro.Demostrando nuestra disponibilidad y nuestro más profundo respeto y consideración al personal que trabaja en esta institución, AMEC se pone en contacto con todos y cada uno de los grupos claustrales de representación del PAS (incluyendo al portavoz del grupo GRUPO).

No me extraña, Sr. Rector, su fracaso electoral en los sectores de alumnado y personal de administración y servicio. Desde AMEC no consideramos que usted sea un rector digno de su cargo, y que esté a la altura de las circunstancias. Es lo mínimo exigible, de lo que se podría esperar del máximo responsable de la institución, el deber de garantizar el ejercicio de la libertad de expresión en esta casa.No lo consideramos digno, por tanto, de ser el rector de los alumnos. No ya por su derrota en el sector, sino porque está represaliando a los estudiantes con un castigo ejemplarizante, utilizando para ello un reglamento franquista redactado en el año 1954.

En mayo de 2011, se abre expediente informativo, concluyendo en enero de este año. El inspector de la universidad, su inspector (ya que actúa a instancias del rector), propone la incoación de dos presuntas faltas graves a 23 miembros de nuestra asamblea. Abre usted, Sr. Rector, y no la Facultad de Psicología, como nos quería hacer creer, el expediente disciplinario a estos 23 alumnos.

Finalmente, hemos llegado hasta aquí. A esperas de conocer el grado de su “magnánima indulgencia” (sigue manteniendo la expulsión), nos pide que nos retractemos para atenuar una falta en sí desproporcionada, sin habernos presentado jamás esa abrumadora prueba. Tenga claro que jamás se ha presentado a nuestra asamblea ni a nuestro representante legal los registros de salida de las becas con su firma y su sello: única prueba objetiva sobre la que nos podríamos pronunciar.

A continuación, nos gustaría continuar con la lectura de un texto, seguramente de todos y todas conocidos, pues vemos oportuno recordarlo para esta ocasión.

Yo, Galileo Galilei, hijo del difunto Vicenzo Galilei, florentino, de setenta años de edad, constituido personalmente en juicio y arrodillado ante vosotros, eminentísimos y reverendísimos cardenales de la Iglesia Universal Cristiana, inquisidores generales contra la malicia herética, teniendo ante mis ojos los Santos y Sagrados Evangelios que toco con mis manos, juro que he creído siempre, y que creo ahora, y que, Dios mediante, creeré en el futuro, todo lo que sostiene, practica y enseña la santa Iglesia Católica Apostólica Romana. Pero en vista de que -después haberme impuesto judicialmente este Santo Oficio el mandato de que yo debía abandonar por completo la falsa opinión de que el Sol es el centro del mundo y está inmóvil y de que la Tierra no es el centro del mundo y se mueve, y de que yo no debía sostener, defender o enseñar de ninguna manera, verbalmente o por escrito, dicha falsa doctrina, y después de habérseme notificado que dicha doctrina era contraria a las Sagradas Escrituras- escribí y publiqué un libro, en cual discuto esta nueva doctrina ya condenada, y aduzco argumentos grandemente convincentes a favor de ella, sin dar ninguna solución de ellos, he sido juzgado, vehementemente, sospechoso de herejía, es decir, por haber sostenido y creído que el Sol era el centro del mundo e inmóvil, y que la Tierra no era el centro y que se movía.

… abjuro, maldigo, y detesto los antedichos errores y herejías y, en general, todo error, herejías y secta contrarios a la Santa Iglesia.

Yo, el dicho Galileo Galilei, he adjurado, jurado, prometido y obligándome según he acabado de expresar, y en testimonio de cuya veracidad he suscrito de mi propia mano el presente documento de mi abjuración y recitándolo palabra por palabra, en Roma, en el convento de Minerva, este día 22 de Junio de 1633.”

Dicen los cronistas o se sostiene la leyenda que, tras la lectura de esta carta de retractación, Galileo, agotado, tras escaparse de morir calcinado en la hoguera, murmuró: “…Y sin embargo, se mueve…”

Pues bien. Justo ayer, un día antes de la celebración del presente Claustro y a tan solo diez días de que el Sr. rector, Eduardo Doménech, hiciera una rueda de prensa en sede del Parlamento de Canarias advirtiendo del gran perjuicio que está causando el Gobierno de Canarias a los estudiantes por la lentitud en la tramitación de becas, fuimos llamados doce de los miembros de AMEC para que, en sede del Rectorado, tras notificarnos la pretensión de expulsión, firmásemos un documento en el que nos retractáramos del escrito publicado en el que se denunció la falta de diligencia con respecto a las solicitudes de becas por parte de la Facultad de Psicología. Dicho escrito del que debíamos “abjurar”, ha sido el que ha motivado todo el proceso contra AMEC y que se ha saldado con la acusación de dos faltas graves: falta de probidad, por el no reconocimiento de la falsedad de dicha denuncia de lentitud burocrática en la tramitación de becas por parte de la Universidad, y daño de palabra u obra a personal, docente o compañero procedente de la Facultad de Psicología.

Obviamente, ese documento no fue firmado. Ha transcurrido más de un año en el que se han recibido todo tipo de presiones públicas y privadas por parte de miembros de esta institución universitaria, incluyendo el acoso psicológico hacia algunos miembros de nuestro grupo. Este documento no ha sido firmado porque este equipo rectoral no ha querido, no ha tenido voluntad de diálogo, no ha querido darnos la documentación que hemos pedido. Una persona no se puede retractar de algo que no ha hecho y mucho menos si el que tantos datos y verdades tiene no lo demuestra ni lo hace público. No merece la pena echarse atrás. AMEC no va a dar ni un paso atrás, si usted como rector de esta institución no responde con la verdad y con los documentos necesarios para ello, y que le recalcamos: nosotros ya hemos pedido.

Doménech, usted ha pretendido convertir la participación estudiantil en pura farándula. Ha tratado de alejar a los estudiantes de la política universitaria. No quiere que el estudiantado de esta universidad se ocupe de defender sus intereses. Doménech, usted solo entiende de vigilar y castigar. ¿Qué es lo que nos oculta? ¿Qué es lo que tanto teme? ¿Teme a la verdad? Doménech, usted teme que se sepa la verdad de estos años de pésima gestión. Usted y sus malas compañías … ¿qué pasará dentro de unos años, cuando se sepa todo… lo relacionado con este caso?

La autonomía universitaria se ha convertido en una escusa para el autoritarismo. La autonomía universitaria vigilada por dentro por su inspector Andrés Falcón Armas, Jefe de Inspección de ULL y alumno de esta casa, concretamente de la Facultad de Psicología. La democracia arrodillada y limitada para defender intereses que no son universitarios.

Doménech, a usted no le gusta salir mal en la foto, usted quiere ganar siempre, pero ese empeño le supone a la Universidad pérdidas que no se pueden asumir indefinidamente. La Universidad es algo más que usted y sus amigos. La Universidad no es cosa de una camarilla más o menos circunscrita a un caudillaje primitivo. La Universidad ya no debería obedecer a los viejos cánones espirituales, por mucho que usted rece y que mantenga en nómina algún que otro presbítero.

Algunas veces se llega a creer uno que es Dios el que nos acompaña. Creemos que recibimos el consejo divino, cuando la realidad es distinta. Tenga cuidado Doménech, algunas veces es del diablo de donde vienen eso consejos.

Sr. Rector, no mienta, no se esconda y, sobre todo, busque un buen asesoramiento, ya que el que tiene ahora está llevando a la ULL a un lugar muy oscuro, a una época que ya se presumía olvidada, pero que en la ULL vemos que se tiene muy presente. Sr. Rector, aún le cuesta aceptar ¡que aquí estamos! Aún a sabiendas de sus pretensiones hacia nuestro grupo, le damos un consejo que no debe olvidar: el enemigo más poderoso y peligroso es el que no tiene nada que perder. Asimismo, le informamos que este empecinamiento en castigar ha hecho que la sociedad canaria realizara una llamada a la cordura. Así se lo han hecho saber también a través de su Parlamento, y por un acuerdo de todos los grupos parlamentarios. Sr. Rector, usted ha perdido la confianza, por lo que no le queda otra salida digna más que la dimisión.

Desde aquí, informamos a la comunidad universitaria, pero también a la sociedad canaria, que AMEC no se rinde. Precisamente en este momento, AMEC va a aprender de la psicología y va a recurrir a ella, porque nos vamos a unirnos y vamos a utilizar sus técnicas de afrontamiento, de estrés y por supuesto, la resiliencia: AMEC renace una y otra vez y los alumnos expedientados convivirán con este asunto como llevan conviviendo desde hace más de un año con esta situación.

Por último, nos gustaría mostrar nuestro agradecimiento por los apoyos que hemos recibido por parte del conjunto de la sociedad canaria, tanto el de instituciones públicas (desde el apoyo por parte de varios ayuntamientos hasta el del Parlamento de Canarias), así como el de diferentes agrupaciones políticas, sindicales, colectivos sociales y organizaciones juveniles. Tampoco nos queremos olvidar de todas aquellas personas que a nivel individual han mostrado su solidaridad con nosotros.

Muchas gracias también a todos ellos.

En La Laguna, 28 de marzo de 2012

ASAMBLEA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL CANARIO

Anuncios

Un pensamiento en “DISCURSO DE AMEC EN EL CLAUSTRO EXTRAORDINARIO DE LA ULL DE 28 DE MARZO DE 2012

  1. Ole, ole y ole. Menos mal que existe crítica constructiva en la Universidad de la Laguna. Menos mal que existen personas que creen que la participación y de la responsabilidad del ciudadano, exigiendo justicia, es necesaria para el cambio y la mejora de la sociedad.

    SON REFERENTE, SON UN EJEMPLO PARA LXS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s